La propuesta para atención a los inmigrantes irregulares es desastrosa

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública ante la intención del Ministerio de Sanidad de establecer un sistema de “convenios” para la atención sanitaria a las personas en situación irregular mediante el cobro de cantidades anuales que oscilan entre 710 y 1.864 € anuales, tiene que señalar:

 1)     El sistema se circunscribe a las personas que lleven empadronadas mas de 1 año, por lo que, en todo caso, seguirá dejándose fuera de la cobertura sanitaria a un grupo importante de población, justamente el que vive en una situación de mayor precariedad económica y social y que por lo tanto es especialmente vulnerable a los problemas de salud y precisa de una mayor atención.

2)     Las cantidades establecidas son excesivamente elevadas para este grupo de población, en medio de la crisis económica y son, sospechosamente parecidas a los costes de los seguros privados, con lo que se fomenta su utilización, lo que ya hemos señalado desde la FADSP es uno de los objetivos de la contrarreforma sanitaria puesta en marcha con el RD Ley 16/2012.

3)     Es de temer que la inmensa mayoría de los inmigrantes irregulares no van a poder acogerse a estos convenios, quedando su atención sanitaria en manos de las urgencias con lo que ello supone de saturación de un dispositivo ya saturado, de postergación de atenciones necesarias y de problemas de salud pública, con probables incrementos de los costes.

4)     Por otro lado este nuevo proyecto, en concordancia con el RD Ley 16/2012 y el RD 119/2012, es contradictorio con el sistema de financiación de las prestaciones sanitarias públicas, que esta establecido dentro del modelo de financiación de las CCAA y que procede de los impuestos (IVA, IRPF e impuestos especiales) que ya pagan todas las personas que están en nuestro país al consumir cualquier producto o servicio. De esta manera se impone a esta población, con recursos económicos muy limitados, una doble imposición que no parece razonable.

 Por todo ello entendemos que se trata de un parche, un desastre en su concepción y en su planteamiento operativo, que no soluciona el problema de garantizar la atención sanitaria a este grupo de la población, que va a crear problemas añadidos, y que a la postre no va suponer ingresos significativos para el sistema sanitario público y si la exclusión de la atención sanitaria a estas personas con los problemas humanitarios y sanitarios que conlleva.

Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública.

www.fadsp.org

7 de agosto de 2012